Psicología para Adultos

Nuestro principal objetivo es ayudarte a aprender nuevas formas de gestionar el malestar y proporcionarte nuevos recursos que puedan aportar diferentes soluciones a tus problemas.

Mediante un proceso de evaluación estableceremos cuales son tus potencialidades y tus puntos de mejora para poder llegar a un estado más saludable, y determinaremos los puntos más disfuncionales para que, modificándolos a través de la terapia, puedas llegar a un estado de bienestar psicológico.

Las técnicas que utilizamos dependerá del tipo de problemática presentada; así como de los objetivos que se determinen en la evaluación especifica. El tratamiento se realiza de forma individual o en pareja.

¿Cuándo deberíamos acudir al psicólogo?

Generalmente no dudamos en ir al médico cuando nos encontramos mal, pero sí que lo hacemos si hablamos de ir a un psicólogo. Nos invade el malestar y dudamos. Dejamos pasar los días y ese malestar sigue ahí. Este es quizás el detonante que hace sonar la alarma: “solo no puedo hacer frente a lo que me sucede”.

El psicólogo nos va a ayudar a sustituir los comportamientos que nos hacen padecer por otros más adecuados que llenarán nuestra vida de bienestar.

Por ello, no deberíamos dudar en ir al psicólogo cuando:

  • Nos sintamos agobiados, tristes y sin ilusión.
  • Experimentemos dificultades persistentes en la relación con los demás.
  • Sintamos miedos que no consigamos superar y que nos limiten.
  • Si en nuestros pensamientos predomina el pesimismo, la soledad y el vacío, y nos vemos incapaces de encontrar algo positivo en nuestro día a día.
  • No tengamos un respiro debido a pensamientos recurrentes y no consigamos parar de darle vueltas a la cabeza.
  • Tenemos un malestar en nuestro cuerpo y los médicos no logran un diagnóstico para los síntomas, llamándolo entonces “estrés”.
  • Tengamos exigencias y conflictos (laborales, de pareja, etc.) y no sepamos cómo afrontarlos.
  • Sentimos que perdemos fácilmente “los nervios” y en general, el control de nuestra vida.
  • Protagonicemos situaciones traumáticas y no podemos superarlas.
  • No sepamos cómo expresar lo que sentimos de forma adecuada.
  • Queremos conocernos mejor a nosotros mismos y conseguir una buena salud mental.
  • Nos planteamos metas que no conseguimos cumplir.

Nuestro servicios más comunes:

  • Depresión: Problemas en el estado de ánimo, estados depresivos, distimia y trastorno bipolar.
  • Ansiedad y estrés: fobias, crisis de pánico, agorafobia, ansiedad generalizada.
  • Trastornos con espectro obsesivo.
  • Duelos y pérdidas.
  • Problemas en las relaciones sociales: ansiedad social, falta de habilidades sociales, problemas del control de la ira, falta de asertividad, problemas de autoestima.
  • Trastornos sexuales: eyaculación precoz, dificultades erectivas, anorgasmia, vaginismo, deseo sexual inhibido.
  • Trastornos de personalidad.
  • Trastornos psicosomáticos.
  • Trastornos de conducta alimentaria: bulimia, anorexia, vigorexia.
  • Trastornos del sueño.
  • Problemas en el control de impulsos.
  • Adicciones y hábitos tóxicos
  • Dolor crónico
  • Terapia de pareja
  • Orientación a los padres

En muchas ocasiones, no es necesario llegar a que se cumpla el trastorno para acudir a consulta, la mayor parte de las veces la mejor alternativa está en acudir cuando solamente se han presentado alguno de los síntomas y, así, trabajar de una forma preventiva para que no llegue a determinarse el trastorno. Desde VOHALE te animamos a venir si es este tu caso.

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar